Las fuerzas armadas que hereda el Presidente Trump

El Presidente Trump, una vez juramentado como Presidente número 45 de los Estados Unidos de América tendrá entre sus prioridades, determinar qué nivel de modernización y cuanta inversión deberá hacer la nación en sus fuerzas armadas para mantener un panorama de seguridad que detenga a enemigos y evite cualquier amenaza mayor a la seguridad e intereses de Estados Unidos. Trump hereda varios conflictos a nivel mundial, en los que Estados Unidos está envuelto, directa o indirectamente, según un reportaje de esta semana de The Daily Signal.

Siria e Irak: Como respuesta a la rápida expansión de ISIS a mitad de 2014 en la conquista de territorios de Siria e Irak, EU, junto a otros aliados inició una campaña militar contra este grupo terrorista. Al 2 de noviembre EU y su coalición habían realizado alrededor de 16,000 ataques aéreos contra ISIS. Al 31 de agosto el costo de la operación para EU se estimó en informes del Departamento de Defensa en $9,300 millones, con un costo diario promedio de $12.3 millones. A fines de septiembre el Presidente Obama envió 600 tropas a Irak para asistir a las fuerzas iraquíes y se estima que al presente hay alrededor de 5,000 soldados americanos en Iraq, siete años después de haber retirado las tropas americanas de ese país. En Siria, alrededor de 300 tropas americanas apoyan a las fuerzas locales en su lucha contra ISIS.

Afganistán: En una Guerra que lleva 15 años, Estados Unidos mantiene todavía sobre 8,400 tropas en este país, base de operaciones de Al-Qaeda y el Talibán, país que fue utilizado para planificar los ataques del 9/11 en NY.

La guerra de Ucrania-Rusia: Este conflicto que comenzó en el 2013 y que escaló con la anexión de Crimea por parte de Rusia, con la oposición de EU, mantiene a la nación en la expectativa. El presidente Obama ha mantenido presión sobre Rusia, a través de Alemania y Francia y ha brindado a Ucrania varias decenas de millones de dólares en ayuda militar.

Saudí Arabia-Yemen: Desde marzo del 2015 EU ha estado brindando apoyo a la Arabia Saudita en bombardeos contra rebeldes Houthi en Yemen, el más pobre de los países árabes, que forzaron a abandonar el país a un Presidente apoyado por los EU. Este grupo rebelde es apoyado por IRAN, rival de Arabia Saudita en el Oriente Medio.

La campaña antiterrorista en África: EU continúa una campaña antiterrorista contra Al Qaeda que se ha extendido a África, particularmente Libia y Somalia. En Libia, EU ha realizado más de 360 ataques aéreos en apoyo a fuerzas del gobierno libio, para expulsar a ISIS de las costas de este país, mayormente en la ciudad de Sirte. En Somalia, EU ha estado envuelto en una campaña de ataques aéreos contra Al Shabab, una filial de Al Qaeda, grupo que también fue responsable de un ataque mortal en 2013 en un centro comercial en Nairobi, Kenia. EU también ha realizado campañas militares contra Al Qaeda en Nigeria, Cameron, y Chad. Según el NY Times, la administración Obama ha indicado que entre 2009 y 2015 ha matado 2,436 terroristas en 473 ataques antiterroristas en Pakistán, Yemen, Somalia y Libia.

Mientras, un análisis sobre la fortaleza militar de Estados Unidos, realizado por la Fundación Heritage, (Index of US Military Strength) refleja lo siguiente:

  1. Solamente el 43% de las aeronaves de los cuerpos de Marines se consideran como aptas para volar
  2. La Fuerza Aérea adquiere alrededor de 25 nuevos aviones anualmente, al presente, comparado con 200 aviones en el 1992.
  3. La Fuerza Aérea mantiene un déficit de 700 pilotos y 4,000 técnicos de mantenimiento.
  4. En el 2017 a base de los niveles de asignaciones para gastos militares, el NAVY podrá alcanzar solamente el 56% de su demanda por portaaviones.
  5. El nivel de riesgo de que los enemigos de EU sean una amenaza real a los intereses de EU ha sido elevado por las fuerzas militares de “elevado” a “alto”.

¿Qué hará el Presidente Trump para atender los riesgos de que las fuerzas armadas no estén listas para una amenaza real contra EU en los próximos cuatro años? Si aumenta el gasto militar, ¿Cómo afectará esa prioridad las otras prioridades de su programa de gobierno como, por ejemplo, fortalecer la producción doméstica, bajar los impuestos y proteger la frontera sur mediante la construcción de una muralla?

La situación actual de la fortaleza de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, y el dilema que enfrentará el nuevo presidente nos lleva a la pregunta de aquel texto de economía básica del laureado premio nobel de economía, Paul Samuelson: ¿cañones o mantequilla?. Así se explicaba el concepto de la frontera de posibilidades de producción. Ahora la pregunta es: ¿fortalecer las fuerzas armadas y la seguridad nacional o ampliar las ayudas sociales, bajar los impuestos y proteger la frontera al sur del Río Grande? Usted… ¿Qué haría?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *