La hora cero

Este domingo, en menos de 48 horas, es el plebiscito para la descolonización de Puerto Rico. Es tu día. Tal vez cuando leas este espacio de opinión ya falten solo un par de horas para abrir los colegios, o ya los funcionarios estén abriendo los portones, o abriendo los paquetes e iniciando las papeletas, o tal vez ya pasó el mediodía del domingo y faltan solo un par de horas para el cierre de los colegios de votación.

 

En nuestra democracia tú decides tu futuro y el de tus hijos y nietos mediante el voto. Si no votas, dejaste pasar una oportunidad de cambiar el curso de tu historia. Este plebiscito pone en juego muchas cosas para ti. Pero, tal vez, la más urgente es el derecho a la igualdad política, sea mediante la estadidad o la independencia. También una mejor calidad de vida para la clase media y los más pobres; la oportunidad de un desarrollo económico sostenido y la oportunidad de cambiar el curso de la economía.

 

Los datos son contundentes. El dramático aumento en la carga contributiva; la pérdida de valor de tu casa y tus pocos ahorros para el retiro y la pérdida de empleos. La quiebra del gobierno y la imposición de un gobierno por encima del gobierno electo por los puertorriqueños, mediante la Junta de Control Fiscal impuesta por el Congreso, que decide nuestras vidas sin nuestra participación. El éxodo de tus familiares que han emigrado a otros estados. Se ha generado desaliento a la iniciativa individual de echar pa’lante. Hemos perdido la capacidad de soñar. Somos la única jurisdicción en nuestro hemisferio que lleva diez años echando pa’atrás por culpa del coloniaje.

 

Tienes la oportunidad de expresarte sobre tu derecho a una ciudadanía americana garantizada; a tener voz y voto en el Congreso con una delegación poderosa; a atraer mayor inversión privada que genere más empleos; a disfrutar de mejores salarios, a tener igualdad en la distribución de fondos federales para el desarrollo económico, el desarrollo del turismo y para las necesidades más básicas de los más vulnerables; a tener igualdad en la repartición de recursos para proteger la salud de nuestros ciudadanos de la tercera edad. Tienes la oportunidad de asegurar mejores oportunidades en los programas para la educación. También, la oportunidad de reclamar más recursos para garantizar la seguridad de nuestra tierra y nuestras costas mediante los programas de aduanas, la DEA, la Guardia Costera, el FBI y el Tribunal Federal.

 

No tienes excusa para dejar de ir a ejercer tu derecho al voto este domingo. Ni siquiera un catarro, ni falta de transportación, ni falta de asistencia para movilizarte porque hay servicios para atender tu necesidad. Si te quedas sin votar renuncias en la práctica al privilegio de quejarte luego. Haz que tu voto cuente y utilízalo para buscar una oportunidad de llevarle un mensaje fuerte y contundente al Congreso sobre nuestro deseo de terminar con el coloniaje.

 

Don Luis Muñoz Marín y Don Luis Ferré nos demostraron el poder del voto. Muñoz cambió el curso del país en el 1948 y Ferre lo hizo en el 1968. Se puede hacer de nuevo en el 2017. Muñoz lanzó el grito de “manos a la obra”. Ferre gritó “esto tiene que cambiar”. ¿Cuál será tu grito? No dejes que nadie te confunda. Es la hora de salir a votar. Esta es la hora cero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *