Author: Nicolás Muñoz

Los consumidores millennials y las redes sociales

El término millennials se refiere al segmento de población nacidos entre 1981 y 1995. Al 2016 tienen entre 20 años y 34 años de edad. En el 2025 representarán 75% de la fuerza laboral del mundo. Son un grupo importante entre los consumidores. Son nativos digitales, dominan la tecnología y la consideran una prolongación de su cuerpo. Casi todas sus relaciones básicas cotidianas están guiadas mediante una pantalla digital. Prefieren la internet a la TV y si ven TV, prefieren verla por internet. Son multi-pantalla y multi-dispositivo. Tienen comportamiento multi-tasking.

Estos consumidores utilizan un teléfono móvil y aplicaciones móviles. Compran por internet. Son críticos y exigentes. Dejarían de hacer negocios con una empresa si tienen una mala experiencia de atención al cliente. Exigen personalización y nuevos valores. Además de una buena atención, buscan trato personalizado y esperan que la empresa se ajuste a sus preferencias. Son autosuficientes y autónomos y quieren sentirse protagonistas. Valoran la participación y la colaboración y se identifican con la transparencia, la sostenibilidad y el compromiso social.

Las empresas que les permitan aportar sus ideas en la creación y el desarrollo de sus productos y sentirse parte de la marca, se ganan su lealtad y su corazón. Las empresas pueden atraer a este segmento de los consumidores ejerciendo varios roles en estas redes. Pueden observar la audiencia y recolectar la información publicada; desarrollar presencia y auspiciar websites mediante publicidad. Pueden proveer contenido de interés y participar activamente en dichas redes en línea.

Los millennials son sociales y la mayoría tiene perfiles en las redes sociales. Consultan, comparten y comentan utilizando estas redes. Son usuarios intensos de estas redes. Facebook y Twitter son instrumentos preferidos. También utilizan WhatsApp.

Este crecimiento experimentado por las redes sociales presenta una oportunidad, porque la empresa tiene una herramienta para buscar clientes potenciales entre este grupo de consumidores. También puede ser problemático, pues un comentario negativo sobre un producto o servicio, se puede expandir en forma viral en unas horas afectando la imagen de la empresa y requiriendo un esfuerzo importante de reparación de daños a la marca y el producto. Las redes sociales pueden ser utilizadas para proveer información en ambas direcciones, de la empresa a los millennials y viceversa de manera que puede utilizar la retroalimentación recibida en tiempo real, para transformar esa audiencia en defensores de sus productos y compartir información sobre dichos productos. En el 2025, en nueve años a partir de hoy, la empresa tendrá un mercado asegurado si cultiva los millennials ahora.

¿Debemos romper el Departamento de Educación?

La prensa local divulgó la semana pasada la noticia sobre el pobre desempeño de los estudiantes de Puerto Rico conforme las pruebas de aprovechamiento académico estandarizadas conocidas como PISA. La fuente de medición comparativa de las destrezas fundamentales requeridas en los estudiantes para la economía global, en lectura, ciencias y matemáticas, se miden principalmente con estas pruebas PISA, (Progress for International Student Assessment, administradas por la OECD (Organization for Economic Cooperation and Development) cada tres años. Aprovechamos esta oportunidad para analizar más detalladamente las mencionadas pruebas de aprovechamiento y como reflejan el fracaso del Departamento de Educación, así como la necesidad de romperlo y comenzar de nuevo.

Estas pruebas miden el aprovechamiento de los estudiantes de 15 años, para utilizar sus destrezas en situaciones de la vida real. Se administra en 66 países y economías regionales. En el 2012 se realizó el último estudio disponible. Para la edición del 2015, se realizó la encuesta en el segundo semestre de ese año y aun no se han publicado los resultados.

En dichas pruebas, Shanghái, provincia de China, tiene la puntuación más alta en matemáticas, con un promedio de 613 puntos, lo que significa 119 puntos (o el equivalente a casi tres años de escolarización) por encima del promedio de los países miembros de la OECD. Shanghái-China, Singapur, Hong Kong-China, Taipéi China, Corea, Macao-China, Japón, Liechtenstein [1], Suiza y Holanda, en orden descendente en cuanto a puntuación, son los diez mejores en matemáticas. Estados Unidos tiene la posición número 36. De igual forma, Shanghái-China, Hong Kong-China, Singapur, Japón y Corea son los cinco países y economías con mejor rendimiento en lectura. Estados Unidos tiene la posición número 24. De igual manera, Shanghái-China, Hong Kong-China, Singapur, Japón y Finlandia son los cinco con rendimiento más alto en ciencias. Estados Unidos tiene la posición número 28.

Shangái-China también ha obtenido la puntuación más alta en educación financiera, seguido de la Comunidad Flamenca de Bélgica (una de las tres comunidades de Bélgica), Estonia, Australia, Nueva Zelanda, la República Checa y Polonia. Estados Unidos tiene la posición número 8.

El desempeño en la resolución de problemas es otro de los indicadores de medición en PISA. Los alumnos de Singapur y Corea, seguidos de los japoneses, son los que obtienen mejores resultados en resolución de problemas entre todos los países y economías participantes. Estados Unidos ocupa la posición núm. 18. Sin embargo, resulta interesante que, en la resolución de problemas, en Australia, Brasil, Italia, Japón, Corea, Macao-China, Serbia, Inglaterra (Reino Unido) y Estados Unidos, los alumnos obtienen resultados superiores que alumnos de otros países que muestran un rendimiento similar en lectura, matemáticas y ciencia.

En el 2012 se hizo una prueba de PISA para Puerto Rico, como antesala para su inclusión permanente en pruebas futuras. En todas las materias, la Isla se ubicó por debajo de países latinoamericanos como Chile, México y Costa Rica. En la prueba de matemáticas, Puerto Rico se colocó en la posición 58 de 65. (Singapur fue 2; Irlanda, 20, y Estados Unidos, 36). En ciencias, Puerto Rico fue 55 de 65 (Singapur, 3; Irlanda, 14, y Estados Unidos, 28). En lectura, fuimos 53 de 65. (Singapur, 3; Irlanda, 7, y Estados Unidos, 24). (ENDI, 2014). No hay duda que el sistema educativo de Puerto Rico está muy rezagado en el desarrollo de destrezas en los estudiantes para la economía global.

Los resultados de PISA indican que, por encima de un determinado nivel de gasto por estudiante, la excelencia en la educación exige que a la forma en que se asignan los recursos se le otorgue tanta importancia como a la cantidad de recursos disponibles. Los sistemas escolares con alto rendimiento tienden a asignar recursos más equitativamente entre las escuelas privilegiadas y las desfavorecidas desde el punto de vista socioeconómico. Las escuelas con más autonomía en materia de planes de estudios y evaluaciones tienden a rendir mejor que las escuelas con menos autonomía cuando forman parte de sistemas escolares con más disposiciones de rendición de cuentas y/o mayor colaboración entre el maestro y el principal en la gestión de la escuela.

Puerto Rico tiene la oportunidad aún de transformar el sistema de educación pública hacia uno totalmente diferente, descentralizando la educación a nivel regional y local, asignando el presupuesto a juntas escolares de padres y maestros y fomentando enfoques como las escuelas “charter”. También es necesario cambiar el sistema de reclutamiento de maestros para enfatizar en nuevos maestros seleccionados entre los mejores graduados universitarios con alta preparación en matemáticas, ciencias y tecnología con escalas salariales más altas y competitivas. Parece que debemos romper el Departamento de Educación y comenzar de nuevo.


[1] Pequeño estado, conocido como Principado de Liechtenstein con fronteras con Suiza y Austria, con una población de 37 mil habitantes.

Destrucción creativa del gobierno

El gobierno de Puerto Rico debe pasar por un proceso de destrucción creativa. El concepto de destrucción creativa explica muchos aspectos de la dinámica de la evolución de las empresas y se puede aplicar al gobierno. En la evolución económica, unas empresas y productos desaparecen y otras surgen. Empresas como Polaroid con las fotos instantáneas, que fueron consideradas revolucionarias en un momento determinado perdieron su rol dominante ante nuevos rivales. El cartucho de música “8 track” y el disco de pasta fue reemplazado por el “cassette”, que luego fue reemplazado por el disco compacto, que, a su vez, ha sido reemplazado por el MP3 y otras aplicaciones de los celulares.

En tiempos de crisis unos productos, instituciones y soluciones tradicionales a las necesidades caducan y otras surgen. Ese proceso puede lastimar a personas, empresas o instituciones y provocar pérdida de empleos como resultado de la innovación y desarrollo de nuevos productos, servicios o procesos. Pero, por otro lado, permite crear nuevas oportunidades de inversión e innovación en procesos en empresas privadas o gubernamentales. Duele en el corto plazo, pero premia en el mediano y largo plazo.

El concepto fue acuñado por el economista Joseph Schumpeter. En años más recientes otros autores, han abundado en el concepto, abogando por la reducción del tamaño de las empresas para liberar recursos y fortalecer su ventaja competitiva. En Puerto Rico, al presente, ese proceso puede ser aplicado al gobierno, que debe pasar por un proceso similar al de destrucción creativa mediante una transformación radical de su estructura. Destruyes algo que ya no funciona y creas algo nuevo.

Un ejemplo de destrucción creativa podría ser eliminar el Departamento de Desarrollo Económico y con menos recursos que los que recibe actualmente, crear una institución tipo alianza entre el gobierno y las empresas privadas para atraer nuevas industrias. El Estado de Florida hizo eso. Otro ejemplo podría ser eliminar el Departamento de la Familia y crear una institución nueva en manos de entidades comunitarias que provean los servicios a menor costo, utilizando su ejército de voluntarios y con mayor eficiencia. También podría eliminarse el Departamento de Educación y con menor presupuesto, menores capas de supervisores y menor burocracia, crear varias entidades regionales autónomas, como funciona en los Estados Unidos, que implanten los programas con la supervisión de juntas locales.

La Junta de Control Fiscal someterá al gobierno, seguramente, al proceso de destrucción creativa, si no lo hace el nuevo gobierno que iniciará operaciones en enero de 2017. Dejar que opere este fenómeno permitirá un gobierno más ágil si logramos transformarlo, lo que llevará a Puerto Rico en un periodo, de cinco (5) a diez años, a la lista de economías saludables y competitivas del mundo.

El camino torcido

Una inmensa mayoría de los puertorriqueños piensa que Puerto Rico deambula por un camino torcido. Pero es el gobierno el que nos empuja por ese camino. Tenemos un gobierno que no puede pagar lo que debe, ni ofrecer servicios de calidad a un costo razonable. El crédito degradado al nivel de chatarra, implicando que somos un riesgo de mala paga. Esta situación ha forzado la intervención del Congreso de los Estados Unidos, a cuya voluntad, se gobierna el territorio de Puerto Rico. El Congreso aprobó y el Presidente de los Estados Unidos firmó la Ley PROMESA, que crea una Junta de Control Fiscal que se encargue de ordenar la casa financiera del gobierno local, con la esperanza de que en cuatro años se logre un presupuesto balanceado que no tenga sobregiro y que permita cumplir con las obligaciones financieras gubernamentales.

Aunque no nos agrade, es necesario reducir la intervención gubernamental que le quita al que produce para gastar en actividades de poco efecto multiplicador, que promueven la dependencia en detrimento del espíritu emprendedor de un pueblo que por años ha vivido bajo la dependencia, que le impide soltar las muletas y caminar por sí solo.   Esa tragedia, de muchos años, comenzó a dar sus primeras ráfagas de vientos huracanados en mayo del año 2006, cuando ocurrió el cierre de las operaciones del gobierno, un evento trascendental que marcó el inicio de la recesión profunda que ha sufrido Puerto Rico por una década, cumplida el pasado mes de mayo.  Aunque durante aquel evento, 10 años atrás, se encontró una salida al tranque, éste representó el inicio de una nueva etapa en la confianza de los inversionistas en Puerto Rico como destino para invertir y la confianza de la ciudadanía en el aparato gubernamental.

¿Podrá un nuevo gobierno enderezar el camino? El nuevo gobernador y su equipo de gobierno del cuatrienio del 2017 al 2020 tienen ese reto. Si el nuevo gobernador trabaja en conjunto con la Junta de Control Fiscal y la utiliza en su favor se puede trazar un nuevo rumbo en cuatro años. Las apuestas parecen estar en favor del Dr. Ricardo Rosselló como virtual ganador en la contienda electoral que se avecina. Los pasos que el Dr. Rosselló camine en los próximos tres meses, a partir de hoy, serán de gran importancia para lograr la química necesaria con la Junta de Control Fiscal, que probablemente inicie operaciones en el terreno de juego en enero de 2017, junto con el nuevo gobierno. Estos tres meses serán importantes también para que logre iniciar el mes de enero de 2017, un paquete de medidas económicas dirigidas a enderezar el camino torcido, que deben ser radicadas y aprobadas en los primeros 90 días del nuevo gobierno.

Gran parte del esfuerzo de enderezar el camino conlleva recortar gastos del presupuesto del Fondo General. ¿Dónde recortar? La grasa en las agencias que consumen la mayor parte del presupuesto. Solo cinco (5) agencias, de las más de 100 que componen el organigrama del gobierno estatal. Los departamentos de educación, salud (incluyendo ASES), UPR, policía, y corrección (incluyendo salud correccional) representan el 55% ($5,000 millones) del presupuesto de $9,100 millones del Fondo General. Estas cifras no incluyen los fondos federales que reciben estas agencias. Si se recorta 15% de ese presupuesto del Fondo General en las áreas no esenciales, se logra un ahorro de $500 millones para abonar al pago de la deuda pública, lo cual allana el camino para poder volver a los mercados de financiamiento. Ese volver permitiría a Puerto Rico tomar prestado nuevamente de manera responsable, para construir infraestructura que estimule el desarrollo económico.

Puerto Rico no puede limitarse a pedir a gritos que el gobierno federal se haga cargo de enviar más fondos o medidas para estimular el desarrollo económico. Tenemos que hacer nuestra parte para demostrar credibilidad, porque enderezar el camino torcido es posible.

La fuerza del país

Esta semana se celebra el 125 aniversario del Centro Unido de Detallistas (CUD), fundado en el 1891. Hey, guys, 125 años, ¡©oño!.. Desde los tiempos de España, Este año la celebración coincide con la convención anual del CUD y la celebración del foro Puerto Rican Hispanic Business Summit II, ambos en un hotel en San Juan.

 El CUD es la organización más representativa de las PYMES (pequeñas y medianas empresas) y las microempresas (negocios con 5 o menos empleados y los empleados por cuenta propia). Estas pequeñas empresas, representan la historia de David contra Goliat, los pequeños de la empresa privada, en una pelea a muerte para sostenerse contra la competencia de los grandes del comercio, los servicios y la industria.

Sin embargo, contribuyen a proveer el 43% del empleo asalariado en Puerto Rico, según el Informe de Situación de las PYMEs del 2015. Se les acredita ser las gestoras del 90% de los nuevos empleos. Para ti y para mí, son importantes. Son la fuerza del país.

No obstante, son los patitos feos de los esfuerzos gubernamentales para fortalecer los negocios en Puerto Rico. Las leyes creando nuevos impuestos las golpean duro; el gobierno las abruma con una filosofía de más reglamentación, más que de facilitador a las iniciativas de los pequeños negocios. Las ahogan los requisitos de permisos. No se promueve un ecosistema empresarial que facilite crear redes de apoyo y aprendizaje mutuo entre ellas, ni el desarrollo de incubadoras de empresas para esparcir suficientes semilleros de nuevas microempresas, que crezcan y evolucionen, creando nuevos empleos.

Convertir en prioridad a las PYMES, conlleva varias iniciativas. En primer lugar, hay que promover un ecosistema empresarial favorable a su desarrollo, ayudándole a establecer redes de colaboración entre sí, buscando generar economías de escala en sus compras y esfuerzos de promoción y promoviendo el aprendizaje mutuo. En segundo lugar, es necesario que organizaciones como el Centro Unido de Detallistas, tomen la iniciativa para transformar la economía de Puerto Rico, promoviendo el desarrollo económico, al margen de las maquinarias políticas, para que sea gobernado por la iniciativa privada. Para ello debe fomentar las iniciativas de emprendimiento y fomento de las exportaciones; promover el establecimiento de incubadoras de empresas y fomentar que las PYMES le pierdan el miedo a exportar a los mercados globales en países extranjeros.

Al gobierno, le corresponde reducir la reglamentación y los impuestos que las agobian y obligar a las agencias gubernamentales a que le otorguen verdadera preferencia en las compras del gobierno a las empresas de aquí, las locales, de capital local. Le corresponde también ejercer una menor intromisión en las operaciones del comercio.

Porque las PYMES son la fuerza del país.

Bienvenido a este blog de temas de economía

Bienvenido a este espacio virtual de temas de economía. Aquí me propongo compartir contigo mi opinión sobre los asuntos que te afectan a ti, a mí y a nuestras familias, desde la perspectiva de tu dinero, tanto en lo concerniente al curso de la economía de Puerto Rico, las iniciativas de las empresas y la política pública del gobierno, así como las finanzas personales. Nos proponemos discutir, gritar y ser irreverentes si fuera necesario, para llamar la atención a los cambios que es necesario hacer para enderezar el curso del país y sacarlo del camino torcido en el que se encuentra. Porque es posible cambiar el curso del país. Es posible rescatar la capacidad de soñar. Mientras, es necesario orientarnos sobre los retos que conllevará lograr el cambio.

Hay retos para los líderes del gobierno que tendrán que implantar cambios en colaboración con la Junta de Control Fiscal creada por el Congreso de los Estados Unidos. También hay retos para los ciudadanos de la clase media trabajadora (si queda algo de la clase media) que han sido golpeados por la crisis, perdiendo el valor de sus casas o sufriendo la entrega de ésta al banco hipotecario, perdiendo parte del valor de sus cuentas IRA o su plan de retiro, perdiendo el poder adquisitivo de su salario o sus ahorros. Hay retos para las mujeres, jefas de familia, criando sus hijos solas, tratando de estirar el dólar, tanto que se les parte, antes de llegar al final del mes. Hay retos para los estudiantes universitarios que hacen de tripas, corazones, para poder financiar su carrera universitaria, y terminar con una deuda alta, que tendrán que pagar a plazos…

Pero no podemos quedarnos paralizados sin hacer nada. Tenemos que buscar, cada cual, opciones para salir de la crisis y evitar que nos golpee más fuerte. La solución no debe ser subir a un avión para la Florida – USA, sin boleto de regreso. Allá también habrá problemas si no planificas tu partida con tiempo y de la manera adecuada.

Desde este espacio nos proponemos discutir opciones, orientarte, criticar las malas decisiones de los líderes de Puerto Rico, del gobierno y del sector privado, y aplaudir las buenas decisiones. Defender los intereses de los consumidores para preservar su libertad de elegir y promover cambios que te ayuden a alcanzar el progreso económico al que tienes derecho.

Bienvenido!