La hora cero: entre la razón y el corazón

Mientras lees esta columna te estás preparando para salir a votar este martes. Tu voto debe estar enmarcado entre la razón y el corazón. La razón te llevará a pensar en cuál es la alternativa más viable y sensata para atender los problemas económicos y sociales de Puerto Rico. El corazón te llevará a pensar en tus valores, tu creencia en una fuerza superior al ser humano, tu amor por Puerto Rico y por tus seres queridos. La combinación de la razón y el corazón guiarán tu decisión en la caseta de votación.

En el lado de la razón seguramente te mueve la situación económica de Puerto Rico. Cada elector tiene el poder de ayudar a sacar a Puerto Rico de la crisis económica. Nuestra economía necesita nuevas ideas y nuevo liderato, para que todos podamos volver al progreso. Debes aspirar a que vuelvas a tener dinero en el bolsillo. A que se reduzca el gasto innecesario del gobierno, para que tengas un alivio contributivo. A que tengas prosperidad sin obstáculos del gobierno. A aspirar, si así lo deseas, a ser su propio jefe en un pequeño negocio que produzca para vivir bien, a tener un salario decente o a conseguir una oportunidad de empleo.

En el lado del corazón está tu amor por tu familia y por tus hijos. Tú eres boricua y tu amor es Puerto Rico. Debes aspirar a que haya una primera oportunidad para los universitarios que se gradúan llenos de esperanza, para que no se vayan a otras tierras por no tener oportunidades aquí. A que estas, no sean las elecciones de las maletas y el vuelo sin boleto de regreso. A que la bandera de Puerto Rico brille llena de fulgor, sin la tristeza de la depresión económica y social.

Los puertorriqueños somos un pueblo luchador. Nos hemos destacado en muchas áreas y hemos sido ejemplo de progreso. Pero en los últimos años, hemos perdido la capacidad de soñar y de tener fe en el futuro. Ahora estamos atrás, mientras vecinos como República Dominicana están progresando.

Si te quedas en tu casa dejarás que otros decidan por ti. Probablemente decidirán los que tienen menos que perder.  ¿Por qué no aspirar al progreso? Cada ciudadano tiene derecho a tener éxito en su tierra. Tenemos la capacidad y los recursos, pero están mal administrados. Con tu voto puedes contribuir a un cambio para enderezar el curso de las cosas.

En la hora cero, a mí, la razón y el corazón me dicen que la alternativa más viable para sacar a Puerto Rico del estancamiento económico y volver al progreso; para estimular a que nuestros hijos y los profesionales no sigan abandonando el país y para asegurar los recursos necesarios para la salud de nuestras familias, es la alternativa que luche por garantizar la ciudadanía americana bajo una unión permanente con Estados Unidos, en lugar de la independencia. Y solo hay una alternativa viable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *