La Junta de Supervisión Fiscal: ¿Un mecanismo para viabilizar la descolonización de Puerto Rico?

Foto por ENDI.com / GFR Media

El sábado pasado tuve la oportunidad de asistir, por invitación, a la reunión de la Junta de Supervisión Fiscal en el Hotel El Conquistador en Fajardo. Me pareció interesante todo el dispositivo de seguridad, el orden, la puntualidad y formalidad de los invitados, que no es típica de Puerto Rico, incluyendo el comportamiento de la prensa. Llegué a las 7:00 am al hotel y pasé por tres puntos de cotejo, antes de acceder al salón de la reunión. Pensé por algún momento que el Presidente Trump estaría presente. A las 8:28 am entraron los siete miembros de la Junta en fila, escoltados por oficiales de seguridad, que luego se ubicaron estratégicamente en los puntos vulnerables del salón. Dos minutos después, a las 8:30 am, tal como se había anticipado en la invitación, el Presidente de la Junta abrió la sesión con un cronometraje del tiempo espectacular. No había manifestaciones en las inmediaciones del hotel por parte de los opositores a la Junta. ¿Será porque han entendido que la Junta es un mecanismo para la descolonización de Puerto Rico?

El cuadro espeluznante de las finanzas públicas

Consultores de la Junta y funcionarios del gobierno presentaron el cuadro espeluznante de las finanzas del gobierno de Puerto Rico y de las medidas que será necesario tomar para ordenar la Casa Financiera del pueblo de Puerto Rico.

  1. El desbalance fiscal del gobierno al 2017 es de 3,600 millones y alcanzaría $8 mil millones en el 2026, si no se toma acción correctiva ahora. Equivale a una aportación de cada familia puertorriqueña de $5,400 anuales por cada uno de los próximos 10 años.
  2. Presentaron a la Junta como una oportunidad para restaurar el crecimiento económico y nuevas oportunidades mediante la implantación de reformas estructurales en el gobierno; [1] lograr presupuestos balanceados; restructurar la deuda pública de Puerto Rico y reformar el sistema de pensiones de los empleados públicos.
  3. Discutieron las medidas necesarias para eliminar el déficit de $3,600 millones y balancear el presupuesto al año fiscal 2019.
    • De una parte, aumentando las recaudaciones en $1,500 millones, incluyendo, mejorar la fiscalización del cumplimiento con las medidas de recaudos para evitar la evasión de impuestos; ampliar la base tributaria reduciendo las exenciones sobre impuestos; mantener el impuesto a las compañías foráneas y expandir la base tributaria corporativa; mejorar la recaudación de impuestos a la propiedad incluyendo una retasación de las propiedades y la reducción de los subsidios a los municipios y realizar un ajuste a los aranceles o cuotas que cobra el gobierno por determinados servicios.
    • De la otra parte, eliminar gastos gubernamentales en $1,500 millones. [2]. Este ajuste incluye: reducir gastos no esenciales consolidando agencias y eliminando puestos en el gobierno; ajustar las políticas de compensación eliminando beneficios que no se proveen en el sector privado; eliminar subsidios directos a los municipios y a las empresas del sector privado y reducir los gastos de compras del gobierno en 10%, consolidando procedimientos de compras y compras no esenciales.
    • Reducir los gastos de la Reforma de Salud en 28%, mejorando la eficiencia en prestación de servicios y eliminando beneficios no indispensables.
    • Reducir en 27% los gastos del gobierno en la educación superior.
    • Reducir los gastos del sistema de pensiones en 10%.
  4. Aumentar el nivel de inversión en mejorar la infraestructura deteriorada que limita el crecimiento económico, mediante el estímulo de alianzas público privadas que liberen al gobierno de altos compromisos de inyección de fondos.
  5. Restructurar la deuda pública.

Las recomendaciones de la Junta van dirigidas a ayudar al gobierno a organizar nuestra casa financiera, mediante medidas no populistas, en diferencia a lo usual en Puerto Rico, que han costado al pueblo las lágrimas de sangre que ahora estamos pagando. Ningún gobierno local, sin la colaboración de la Junta, que puede imponer controles sobre el gobierno estatal, tomaría estas medidas, por lo impopulares que resultan, lo que representa pérdida de votos.  A nadie le gusta ser impopular con los electores. Mayor aun en un territorio sumido en la dependencia que ha producido el coloniaje de 119 años.

En una conferencia la semana pasada, no relacionada al evento de la reunión de la Junta, el ex juez Gerald Rosen mediador en el proceso de quiebra de la ciudad de Detroit, citado por El Nuevo Día, al comparar la crisis de Puerto Rico con la de Detroit en el 2013, señaló el paralelo entre ambas crisis y mencionó palabras de esperanza, que reproducimos a continuación: “En Puerto Rico, como en el caso de Detroit, el tiempo era un enemigo. [3] El ‘brain drain’ (fuga de talento) seguiría, la población continuaría bajando. Nada mejoraría con el paso del tiempo, mientras se perdía gente para irse a otro sitio. Tienes que crear un proceso que dé esperanza y si hay un ambiente de inversión y una economía estable los inversionistas vendrán, como en Detroit”. “Esto es un proceso que no es para el que tiene piel finita o el débil. Mi mensaje a ustedes es que esto se puede lograr. Los problemas de Puerto Rico, como en Detroit, fueron provocados por el hombre y pueden ser reparados”. “Cuando estás en el vórtice de una crisis puedes perder la visión del cuadro completo. El problema de Puerto Rico tiene más ceros que el de Detroit, pero no puedes hacerlo todo a la vez. Hay que tomar un paso a la vez”. [4]

¿Un mecanismo para viabilizar la descolonización de Puerto Rico?

Mientras abandonaba la reunión de la Junta y regresaba a San Juan, cruzando los campos de Golf del Hotel El Conquistador y las barricadas de la policía, me preguntaba, si la Junta, además del reflejo del coloniaje, por su imposición unilateral por parte del Congreso, es un mecanismo impuesto por el Congreso para terminar con el coloniaje. Las medidas de la Junta, en un plan de 10 años al 2026 habrán organizado las finanzas del gobierno de Puerto Rico y estabilizado los mecanismos para el desarrollo económico, preparando a Puerto Rico para la estadidad o la soberanía.

Los creyentes en la descolonización de Puerto Rico, no importa si ocurre mediante la estadidad o la soberanía, deberíamos apoyar las medidas de la Junta de Supervisión Fiscal como un mecanismo de descolonización de Puerto Rico. Tal vez, la izquierda lo ha entendido así y esa sea la explicación a la ausencia total de manifestantes el sábado en las inmediaciones del Hotel El Conquistador, cuyo nombre, irónicamente me recuerda la invasión de los americanos hace 119 años.


[1] Invitamos a nuestros lectores a leer nuestro libro Cómo Transformar el Gobierno. http://nicolasmunozpr.com/tienda/libro/como-transformar-el-gobierno/

 [2] Invitamos a nuestros lectores a repasar nuestra columna del 19 de noviembre de 2016: Por que la Junta de Supervisión fiscal no aprobó el plan fiscal del gobernador García Padilla. http://nicolasmunozpr.com/2016/11/19/por-que-la-junta-de-control-fiscal-rechazo-el-plan-fiscal-del-gobernador-garcia-padilla/

 [3] Invitamos a nuestros lectores a repasar nuestro breve ensayo, Detroit y Puerto Rico, en la página 71 de nuestro libro Crónicas de Esperanza: La mejor salida del laberinto económico. http://nicolasmunozpr.com/tienda/libro/cronicas-de-esperanza-la-mejor-salida-del-laberinto-economico/

 [4] El Nuevo Día. Domingo 29 de enero de 2017.

3 thoughts on “La Junta de Supervisión Fiscal: ¿Un mecanismo para viabilizar la descolonización de Puerto Rico?

  1. Salvador Enero 30, 2017 at 7:34 am - Reply

    Excelente.

  2. Hayr Gutierrez Enero 30, 2017 at 10:20 am - Reply

    Lo unico que viabiliza el futuro de P.R son acciones concertadas desde hoy a 10 a recorrer con voluntad y sacrificio. La referencia en lustros de los 119 recorridos: entre Deudas-inversiones , subsidios recibidos y pareados; gastos y demas miscelaneas manejados por entes politicos de gobierno por ley deja ver a la fecha de hoy $3,600 millones desbalance con proyeccion de 8 mil millones al 2026.
    En el quehacer gov. $1,500 millones de la cosa publica a trabajar como prioridad tocando : 28% salud;27% educacion;10% pensiones; 10% compras.gov. En la propuesta.
    A un medicre entendedor le escapa la pregunta cuntificadora de clase 101. De cuanto estamos hablando en cantidades $ entre ingresos/egresos “interno”. Desglosa el externo con sus condiciones a ver de que forma los he de incluir en los totales con sus notas marginales de rigor.
    P.D curioso que soy: Un plan de reclasificacion uniforme en gov. es profesionalizar funciones o tareas.Cuesta mas un empleado de este nivel.Claro que si y no queda de otra si de servicio directo se trata en la modalidad empleador unico; a ver si eliminamos eso de que el ingreso de un empleado se mida por” $ valor de la agencia”./rvdrhayr

  3. David Alvarez Enero 30, 2017 at 6:05 pm - Reply

    De acuerdo en la necesidad de una solución digna, permanente y conveniente al status socio-político de Puerto Rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *